Cubanía, Alegría y Revolución en el barrio.

23 Oct 2017

Fue una jornada de amor profundo por Cuba, fue útil, Taller de Maracas en la actividad realizada por la Sociedad Cultural José Martí por su aniversario en el Barrio de Cayo Huesohonrada, bella. 20 de octubre, día de la cultura nacional y feliz aniversario 22 de la Sociedad Cultural José Martí ¡Que mejorescenario para conmemorar ambas fechas que mezclados con el pueblo, en un barrio de La Habana!, con su diversidad y colorido singulares, con sus problemas, sus alegríasy todos respirando patria e identidad nacional.
Cayo Hueso, municipio Centro Habana, recibió agradecido esta iniciativa de la Sociedad Cultural José Martí, que pudo celebrar su onomástico de una manera diferente, lejos de las solemnidades, pero en sintonía con su objeto social: contribuir a llevar el legado martiano, nuestra historia y cultura nacionales,a todo el pueblo, a cada rincón de la nación.
Artistas de la plástica dejando grabado en las paredes su arte y el imaginario de la cuadra, niños disfrutando con juegos de participación, con clases de música, con libros martianos como regalos trascendentes; un Héroe de la República, un cederista mas, René González,asediado por todos para fotografiarse; glorias deportivas (Sotomayor, Ana Fidelia, etc.) compartiendo con los vecinossus hazañas y un buen juego de dominó; los proyectos Cubatá y Somos Amigos, ofreciendo un espectáculo cultural memorable; el equipo de beisbol Industriales, como parte consustancial de nuestra identidad, regalando un privilegiado intercambio consus devotos seguidores; y para cerrar, Pánfilo y Facundo, los carismáticospersonajes “del barrio”, que llegaroncon su arte y lenguaje popular para hacernos reír ante las adversidades e inspirarnos a superarlas.
No podía faltar la suculenta caldosa y la rumba coreografiada de manera improvisada en la calle, no se puede hablar de Cayo Hueso y Centro Habana sin rumba, sin sus comparsas…
Hoy los vecinos de San Miguel y San Francisco despertaron seguramente más alegres, comentando lo sucedido la víspera, orgullosos de ser cubanos, de vivir “en este Cayo Hueso”, de ser fieles a la patria, a la Revolución, de honrar las banderas cubanas que soberanas,desde sus balcones, parecieran ondear al compás de esas notas que nos hacen vibrar de emoción cada 20 de octubre… y siempre.

Carlos Medina