“ Ascenso al turquino ” por el 122 aniversario de la Guerra Necesaria y al 56 de la Victoria de Playa Girón.

27 Abr 2017

Una expedición de la Sociedad Cultural José Martí organizada por la filial de La Habana, con la participación de38 afiliados, entre ellos 25 jóvenes de diferentes clubes martianos, resultó la propuesta para esta jornada histórica en que se convidó al proyecto sociocultural Museo Casa Natal de José Martí en el barrio,donde fueron partícipes las comunidades rurales situadas entre las montañas y sitios de difícil acceso de las provincias Granma y Holguín.

El ascenso al Pico Turquino (Del 12 al 14 )

Al amanecer del 12 de abril, el grupo de jóvenes comenzó el recorrido  desde La Sierrita,municipio Bartolomé Masó -lugar de referencia para el ascenso al Pico Turquino-, territorio situado en la provincia Granma.

La caminata previa al ascenso se extendió a 21Km,entre diferentes puntos de descanso situados en Santo Domingo, Aguada de Joaquín y La Platica. La experiencia de esta expedición resultó de un alto nivel humano.  La solidaridad y la hermandad dentro del grupo hizo posible que todos llegaran al objetivo propuesto, a pesar de las limitaciones físicas de algunos, alas que se asociaron los padecimientos que afloraron en el ascenso, cuando la fatiga propia de la altura los fue marcando.

La premisa martiana de “Subir lomas hermana hombres” constituyó una divisa insoslayable. Quizás la hazaña mayor fue la magia  compartida del ideal “… si subimos, llegamos.” expresión que recuerda el heroísmo del ejército rebelde ante la dirección de su líder, cuando hace más de 50 años utilizaron este escenario de la geografía de la montaña como su casa grande.

Unos a otros se esperaron, se dieron ánimo, y se auxiliaron con el sentido de llegar a marcar los 1900 metros de altura, a pesar de algunas contingencias no previstas. La llegada a las 6 p.m. marcó  el premio al esfuerzo, los esperaba ante las nubes ese Martí de Gilma entre el sol del triunfo.

Indiana, una de las jóvenes, de un club martiano al que pertenece el proyecto Cubatá, compartió sus emociones al llegar, cuando expresó:

“…en medio de la agonizante caminata me repetía, hay que sentir lo que esos grandes que hicieron posible esta Revolución, en condiciones tan adversas,  en otras circunstancias difíciles, fueron guapos, no se desmayaron.  Es poco lo que hemos hecho, el compromiso de seguir está entre nosotros”.

En tanto, el grupo del  proyecto del Museo transitó por senderos de la Sierrita, hasta llegar al puente del río Nagua, territorios que fueron transitados por los rebeldes, se visitaron los centros escolaresRubén Batista Rubio, Ramón López Peña y Juan Manuel Márquez, donde fueron coordinadas las acciones para el próximo día.  En la sede del campismo La Sierrita su director ofreció todas las posibilidades de integrarse con su equipo de trabajo a la realización de este proyecto.

En la mañana del jueves 13 de abril la algarabía infantil, la alegría y las energías de este grupo etario tomaron por asalto el lugar.   Llegaron los niños, padres y maestros de las escuelas visitadas, después de una larga travesía entre las lomas.  Las maestras y miembros de la  Sociedad Cultural José Martí organizaron  los talleres que fueron dirigidos por la promotora cultural Ligia y la joven Yamilka.  Se hicieron trabalenguas, adivinanzas, juegos  y representaciones artísticas, a las que se unió el payaso del centro con sus números.

En tanto, en el escenario de una instalaciónse presentó el proyecto del Museo.  Los niños escuchaban atentamente la explicación de la directora de la Casa Natal, respondieron a sus preguntas sobre historia de Cuba y el Martí que habían conocido en las clases con sus maestros, con un ejercicio de imaginación visitaronla marcada casita de Paula y se detuvieron ante algunos objetos.  Sus padres, vecinos y los trabajadores de la instalación estuvieron atentos y transmitieron impresiones inolvidables del encuentro.La presidenta de la Sociedad Cultural José Martí de La Habana,Bárbara Oliva,entregó un módulo de materiales a los directivos de las escuelas presentes, en nombre de la SCJM.

El día 15 se marcó el recorrido histórico en dos lugares emblemáticos de Santiago de Cuba, fueron visitados el Cementerio Santa Ifigenia, especialmente el mausoleo dedicado a Fidel y el panteón de Martí.  Finalizó la visita en el Cuartel Moncada, escenario de la heroica hazaña protagonizada por los jóvenes de la generación del centenario del Apóstol.

La caravana continuó hacia la provincia Holguín.  En las cercanías del ferrocarril de Alto Cedro, municipio Cueto,  los 38 integrantes de la expedición  fueron recibidos en un hogar humilde de la familia martiana creada por dos adultos de ocho décadas, el matrimonio de  Minerva Miranda yNepolio Delgado, y sus hijos Aliuska, Andrés, Sofía y Noel,  cuya casa convirtieron en un campamento para todos. Un recibimiento inesperado, los vecinos del lugar se concentraron en el portal y los niños ofrecieron sus representaciones martianas.  La familia brindó su hospitalidad y compartió hasta el sueño con el grupo.Nuevamente el proyecto del museo hizo galas en un pasillo de la casa, los jóvenes realizaron sus talleres con la población infantil y juvenil del lugar.  Se presentaron acciones relacionadas con diferentes manifestaciones artísticas.  Otras experiencias se compartieron en una dinámica de juegos y cantos, además los propios jóvenes presentaron acciones relacionadas con temas de primeros auxilios y radioaficionados.  Así terminó este encuentro con canciones y ovaciones a la Revolución cubana.

El punto final del itinerario se marcó en la mañana del domingo 16 con la visita al Conjunto histórico de Birán, donde estaba esperando su director Lázaro Castro y la guía del recorrido.  Excepcional e inolvidable visita, las impresiones del grupo denotaron la excelencia hacia la atención de los especialistas y el director de este sitio.  Continuaron hacia el poblado donde esperaba el CDR 28 de enero, de referencia enla comunidad, nuevamente se hizo una presentación del proyecto del Museo y los talleres, en un intercambio con la comunidad del lugar, donde compartieron el director de la casa de Cultura Iván A. Laivó Peña y María Antonia Maceo Martínez, subdirectora docente del C/M “6 de agosto”, junto a los vecinos.  Todos terminaron emocionados,  coreando cantos  y ovaciones al invencible comandante desde su tierra natal.